Sesiones informativas breves, jerga prohibida y sin comas de Oxford: Las reglas de Thérèse Coffey para el personal del Ministerio de Sanidad

Sesiones informativas breves, jerga prohibida y sin comas de Oxford: Las reglas de Thérèse Coffey para el personal del Ministerio de Sanidad

A Thérèse Coffey le han dicho que arregle el NHS, pero primero tiene que arreglar la gramática del Departamento de Salud.

Una guía de estilo dirigida a los funcionarios que trabajan con el nuevo Secretario de Estado de Sanidad les advierte de que los informes no deben tener más de dos páginas, que hay que evitar la jerga y las comas de Oxford.

En las nuevas instrucciones, el personal del Ministerio de Sanidad debe «evitar la jerga, el legalismo y la política» y «no copiar y pegar documentos de Word en las diapositivas». También se les pide que «sean positivos: si hemos hecho algo bueno, digámoslo y evitemos las dobles negaciones».

A Coffey «le gustan las diapositivas (no más de ocho) para estructurar las reuniones» y «prefiere reuniones pequeñas en las que participen todos (normalmente un máximo de cuatro funcionarios)», dice el documento.

Su guía dice que «hará preguntas directas, así que prepárate para dar respuestas directas» a preguntas como «¿qué estamos haciendo para resolver esto?», «¿por qué es importante?» y «¿cuál es el problema?».

Cuando se prepara un debate en los Comunes, Coffey pregunta «cuál es mi explicación concisa de nuestra posición sobre este tema», se dice al personal. Cuando se reúna con personas ajenas al departamento, quiere una «breve pregunta inicial» para iniciar el debate.

La mayor parte del documento se refiere a una guía de estilo, en la que se aconseja a los funcionarios que busquen estudios de casos «de la vida real», que «utilicen el «tú» y el «nosotros», pues suena más humano» y que incluyan cuadros y diagramas.

La guía aconseja detallar los títulos de los documentos: «En lugar de encabezar una sección simplemente con ‘Kickstart’, utilice ‘Kickstart – off to a flying start and moving up a gear’». También da la sólida instrucción periodística: «No entierres lo mejor de ti en un párrafo en medio del producto: ponlo en la primera línea del párrafo inicial, al final o como titular donde tenga más posibilidades de ser leído».

También advierte severamente contra las comas de Oxford -utilizadas antes de «y» en una lista- y da instrucciones: «No utilices acrónimos sin ampliar, mantén un lenguaje sencillo y no des por sentado que tienes conocimientos previos».

– ¿Quién es Thérèse Coffey? La secretaria de Sanidad de Truss, amante del Dr. Dre

Aunque los manuales de estilo no son infrecuentes en los departamentos gubernamentales, el personal se sorprendió de la rapidez con que se publicó el de la Secretaría de Estado de Sanidad y de su nivel de detalle.

Las personas cercanas a Coffey insisten en que no tiene una opinión firme sobre las comas de Oxford y que el documento se entregó al personal sin que ella lo viera. Reconocen que reflejaba algunas de sus preferencias a la hora de trabajar con los funcionarios.

Sin embargo, Coffey ha condenado en varias ocasiones la «horrible» coma de Oxford en Twitter, calificándola como «una de mis mascotas odiadas» y diciendo: «Aborrezco la coma de Oxford y me niego a usarla». Su colega de gabinete, el secretario de negocios Jacob Rees-Mogg, prohibió a su personal usarla cuando se convirtió en líder de los Comunes en 2019.

El personal del Ministerio de Sanidad afirma que Coffey, que también es viceprimera ministra, ha pasado relativamente poco tiempo en su despacho desde que fue nombrada, dadas sus funciones en otros ámbitos del Gobierno. En lo que algunos ven como una señal de que tendrá que delegar más de lo habitual, la guía dice que «todas las presentaciones deben ir al ministro junior antes que al SoS [secretario de Estado]». Y exhorta a los funcionarios a que los informes no superen las dos páginas.

Las demandas de Coffey son mucho menos exigentes que las de otros ministros. Liam Byrne, ministro de Gordon Brown, publicó una notoria guía de 11 páginas llamada «trabajar con Liam Byrne». Sus instrucciones incluían «Soy adicto al café. Me gusta un capuchino cuando llego, un espresso a las 3 de la tarde y una sopa a las 12.30-1 de la tarde» y «la sala debe estar despejada antes de que yo llegue por la mañana».

Continuó: «Me gusta que me pongan los papeles en el despacho antes de entrar». La guía advertía a los funcionarios de que «nunca me pongan nada si no lo entienden y me lo pueden explicar en 60 segundos», y añadía: «Si veo cosas que no tienen una calidad aceptable, te culparé a ti».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.